Novedades destacadas

Conozca las novedades de AgroEntregas y las noticias relacionadas al sector.

Zona núcleo: preocupante falta de agua afecta la siembra de soja de segunda

Pergamino, Venado Tuerto, Chacabuco, están cortos de agua. Los trigos llegaron con el último resto a cosecha pero ahora necesitan precipitaciones que acompañen a la soja de primera y la implantación de la de segunda.

Autor: clarin.com  |  16.12.2019.

La cosecha de trigo seguida de la siembra de soja está por estos días con el foco puesto en la zona núcleo, sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires. Encaminándose ya para el sudeste bonaerense en Navidad y Año Nuevo. De manera general, puede decirse que el rendimiento de los trigos es bueno, aunque marcado altibajos (según la zona, están las explicaciones a esta irregularidad), y la soja de segunda mira preocupada los lotes secos, polvorientos y agrietados.

 

Las precipitaciones que se dieron en la noche del miércoles, entre 5 y 15 milímetros en general, ayudaron, pero si se sigue el calor y los vientos secos del oeste no va a servir de mucho. Porque la demanda ambiental mete presión.

“Si mirás los registros pluviométricos, no han variado mucho los últimos años en esta zona, se mantienen entre 1000 y 1300 mm anuales, pero lo que nos viene pasando es que se concentran en un momento en el que no sirven, no se pueden aprovechar, incluso, si se dan en cosecha, nos complican y mucho”, contó a Clarín Rural el productor referente en la zona de Chacabuco, José Luis Tedesco.

José Luis Tedesco, productor/asesor del norte de Buenos Aires.

José Luis Tedesco, productor/asesor del norte de Buenos Aires.

En el noroeste bonaerense hay lotes de trigo que están por encima de los 50 qq/ha (un rinde esperable y lograble por genética, fertilización y clima los últimos años), y otros, los que preocupan, están por debajo de los 40, entre 30 y 35 qq/ha. “Los trigos sufrieron excesos hídricos durante la siembra, que en muchos casos se hizo en el barro y después se cortó el agua por dos meses, esos lotes están golpeados, otros, en cambio, que se sembraron más tarde, escaparon a ambos fenómenos y están mejor”, explicó Tedesco.

Siguiendo en el norte de Buenos Aires, pero más al este, en Pergamino, el presidente de la Rural local, Jorge Josefovich, reconoció que “para la lluvia que hubo y por cómo se dieron las cosas, podría calificarse como una campaña digna, más buena que muy buena”. En la zona está casi todo cosechado el trigo ya aunque resta por sembrar alrededor de un 35% de la soja de segunda por falta de agua.

Los rendimientos dependieron de la historia del lote, las rotaciones y de otros factores. Por ejemplo, si fueron azotados por alguna manga de granizo (este año hubo al menos dos en la región), o por la sequía, que se hizo sentir durante el invierno y ahora, antes de la cosecha.

Así las cosas, desde Pergamino al sur, tanto por la ruta 32 hacia Salto como por la 8 hacia Arrecifes, los rendimientos estuvieron por encima de las expectativas con 45-50 qq/ha. Pero después, hay zonas al norte afectados por la seca, que anduvieron en 28-33 qq/ha y zonas donde pegó el granizo (Peña, Acevedo, Guerrico) donde cayeron a 24 qq/ha. “Todo este combo cierra una campaña digna, en donde deberíamos estar en 40-45 quintales pero vamos a cerrar cerca de los 30”, resumió Josefovich.

Luis Negruchi, asesor y productor en Venado Tuerto, Santa Fe.

Luis Negruchi, asesor y productor en Venado Tuerto, Santa Fe.

En Venado Tuerto, el asesor y productor Luis Negruchi contó que “los trigos lograron mejores rindes de lo esperado, posicionándose en una media de 40 qq/ha con picos de 50, cuando la perspectiva era de 35 qq/ha”. Claro, el tema es que se hicieron casi todo en base al agua de napa, porque de junio a noviembre llovió poco y nada. De 130 a 180 milímetros.

¿Y la soja?

Sin lluvias de importancia y con temperaturas que superan los 35 grados, a lo que hay que sumar que las napas se fueron secando, la soja de primera (en los primeros estadios) y la de segunda (sin sembrar) están en jaque.

“Si no llueve estos días, una precipitación importante, es probable que mucha soja de primera se malogre porque está tratando de emerger y no tiene agua, y que muchos lotes que iban a soja de segunda queden sin sembrar”, apuntó Tedesco. “La precipitación del miércoles a la noche fue muy variable de 9 a 30 mm, con un promedio de 15 mm, lo que es poco, sobre todo pensando que la demanda hídrica del ambiente es de al menos 6-7 milímetros diarios, o sea que cada día la atmósfera se lleva esa cantidad de agua del suelo”. Por esto, la lluvia “es un respiro, especialmente para los lotes recién sembrados, pero se va a necesitar agua pronto”.

En su zona hay tiempo hasta Navidad para sembrar. Después habrá que ir a maíz tardío. “A pocos días de empezar el verano, la cosa está muy difícil, el panorama no es alentador”, confesó el productor referente de Aapresid.

Según Josefovich, la soja de primera nació bien “aunque ahora le está faltando un poco de agua” y la de segunda se pudo sembrar un 65%, el resto espera por agua. “En caso de no llover, soja se puede sembrar, aunque sea para salir hechos y que cubra el lote facilitando la lucha contra las malezas, hasta el 15 de enero, y el maíz tardío, no más del 30 de diciembre”, observó el productor pergaminense.

En Venado Tuerto, la soja de primera se pudo sembrar bastante en tiempo y forma, aprovechando cada chaparron pequeño. “Nació bastante bien, ahora se la está rebuscando y estas lluvias de ayer le vienen bastante bien, porque si el frente de ayer pasaba de largo iban camino a resiembra”, dijo Negruchi. Y agregó: “En soja de segunda, en la zona de Canals, Córdoba, estaban ya revisando lotes para resembrar”.

“Si miramos los pronósticos no son muy alentadores, hay que ir jugando el partido día a día, porque dependemos 100 por ciento de las lluvias porque en la napa no quedó nada, tenemos toda la carne al asador y nos estamos quedando sin fuego”, graficó Negruchi.

Como para completar el panorama de rareza climática, Tedesco ejemplificó con lo que les pasó este año con el maíz temprano: “En septiembre no pudimos sembrarlo porque los lotes estaban encharcados, tuvimos que esperar y sembramos más tarde, complicados con las malezas que tampoco pudimos tratar por falta de piso, y ahora están también esperando una lluvia porque están secos.

Descargate nuestra nueva aplicación y empezá a agilizar todo tu trabajo.

Ahora disponible para:

+ + +